Cómo Adorar Bien

El Pastor Andrés explora la importancia de la adoración basada en la verdad de las Escrituras y la presencia transformadora del Espíritu Santo.



El Salmo 95, que nos invita a adorar a Dios con acción de gracias, reconociendo su grandeza como Rey y Señor. Este pasaje destaca la comunidad en la adoración, mostrando cómo la adoración personal se convierte en preparación para la adoración en comunidad.
La necesidad de conocer la verdad de Dios a través de las Escrituras para una adoración auténtica es de gran importancia. Formar un cristianismo o religión a nuestra opinión, no produce adoración verdadera y por lo tanto no hay transformación.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la presencia del Espíritu Santo en la adoración, comparándola con un navegante que aprovecha el viento para guiar un velero. De manera similar, el adorador busca y se alinea con la presencia de Dios para ser transformado por ella.

Si no entendemos el descanso del Evangelio, la adoración se convierte en un mero cumplimiento ritual.

Profundizando el concepto de descanso, Hebreos 4 hace referencia al Salmo 95. La tierra prometida representaba un descanso físico para algunos, pero David advierte a los adoradores sobre no perder el verdadero descanso del Evangelio.

Descansar en el Evangelio implica confiar en la obra completa de Jesucristo y no en nuestras propias obras espirituales. Esta comprensión nos lleva a ser vistos por Dios como personas totalmente amadas, santificadas y aprobadas.
Todo esto tiene un impacto profundo en la adoración. Si no entendemos el descanso del Evangelio, la adoración se convierte en un mero cumplimiento ritual. En cambio, cuando comprendemos y aceptamos el amor y la gracia de Dios, nuestra adoración se transforma. Surge desde un lugar de descanso en la obra de Cristo, donde somos completamente aceptados y amados tal como somos.

Buscar una adoración que va más allá de lo superficial, una que surge desde lo más profundo de nuestra relación con Dios, desde un entendimiento completo de Su amor, gracia y redención.
Estos elementos no solo impactan nuestra adoración, sino que transforman nuestra perspectiva de quiénes somos en relación con Dios y cómo nos relacionamos con Él en nuestra vida diaria.


123 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Andres Spyker

Predicacion

Cómo Adorar Bien

Andres Spyker
Predicacion

La Gloria y Paz de la Navidad

Andres Spyker
Predicacion

Necesitamos a un Padre

Andres Spyker