Jesucristo es la Respuesta para una Vida Abundante


La parábola consta de dos momentos: cuando las ovejas están dentro del redil y cuando están fuera, siendo guiadas por el pastor.



Contexto

El capítulo 10 de Juan tiene dos partes bien definidas. En primer lugar está la parábola del buen pastor (1-21); la segunda parte es un diálogo que tiene lugar en el pórtico de Salomón, con motivo de la fiesta de la Dedicación (22-42). La parábola del buen pastor está unida literaria y cronológicamente a la escena del ciego de nacimiento. El diálogo de la fiesta de Dedicación alude a la parábola del buen pastor. En esta parábola Jesús toma una escena ordinaria. La parábola consta de dos momentos: cuando las ovejas están dentro del redil y cuando están fuera, siendo guiadas por el pastor.

Notas aclaratorias

1. Redil de ovejas (v. 1): Corral exclusivo para ovejas.
2. El portero (v. 3): Era uno de los pastores que custodiaba la puerta.
3. El asalariado (v. 12): No es el pastor. No es el dueño de las ovejas. Es sólo un trabajador. Su interés se limita al salario.

Preguntas exploratorias

1. ¿Qué diferencias hay entre el pastor, los ladrones y asaltantes con respecto a las ovejas?
2. ¿Qué diferencia hay entre el pastor y el asalariado?
3. ¿Qué significa que el pastor ponga su vida por las ovejas?
4. ¿Cuál es el propósito de la venida de Jesús al mundo?

Desarrollo y significado

1.Jesucristo nos da vida abundante porque es el verdadero pastor: Jesús nos muestra a los falsos pastores: ladrones, asalariados, personas que pretenden guiarnos para sacar provecho, para engrandecerse a sí mismos. Falsos pastores políticos, religiosos, científicos que nos ofrecen su guía y dirección. El saldo final es siempre negativo. Nos roban, matan, destruyen o al primer peligro, desaparecen. Jesús es el único que da vida abundante, porque él es el auténtico guía, el único que puede conducirnos correctamente a seguir la voluntad de Dios, que siempre es lo mejor para nosotros.

2. Jesucristo nos da vida abundante porque nos conoce (v. 14): El pastor oriental conocía perfectamente a sus ovejas. Sabía sus características, defectos, gustos, mañas. Sabía cuál estaba lastimada, asustada, cansada, hambrienta, perdida. Entonces procedía a curar, a tranquilizar, a alimentar, a hacer descansar, a guiar hasta el redil. Jesucristo nos conoce a cada uno de nosotros. Sabe lo que somos, lo que estamos viviendo. Conoce nuestras luchas y necesidades, y está dispuesto a protegernos y a liberarnos de nuestros temores. Desea alimentar nuestra vida vacía y sin sentido. Quiere darnos descanso de nuestras angustias y ansiedades; su mayor anhelo es que volvamos al redil, a relacionarnos con Dios para tener vida eterna.

3. Jesucristo nos da vida abundante porque murió por nosotros (v. 15): Jesús cargó sobre sí con la muerte para que tengamos vida. Nuestro destino es la muerte: muertos espiritualmente en el aquí y ahora y el castigo eterno en el más allá. Pero Jesús murió para que tengamos vida abundante. Ese es el propósito de su venida, vida, muerte y resurrección. El pastor se convirtió en Cordero que se dejo matar para salvar al rebaño.

4. Jesucristo nos da vida abundante y nos está buscando (v 3, 16): El buen pastor va en busca de la oveja que todavía no pertenece al redil Jesús nos está buscando desde siempre. Pero además nos busca y nos llama por nuestro nombre. Lo hace en forma individual. La respuesta debe ser individual y personal.

Dialogo y reflexión

1. ¿Quiénes son los falsos pastores de hoy?
2. ¿Por qué permitimos que nos sigan robando la felicidad, matando los sueños, destruyendo nuestras vidas?
3. El pastor curaba heridas, alimentaba, tranquilizaba, protegía, cuidaba, guiaba, etc., ¿Qué estamos necesitando que Jesús, el buen pastor, haga con nosotros? Ore al Señor y pida que actúe en usted. Oren los unos por los otros.
4. Jesús nos llama por nuestro nombre. Nos habla personalmente y nos pide que le entreguemos nuestra vida a él. Nuestra respuesta debe ser personal. ¿Cuál será la suya?