Jesucristo es la Respuesta para Tener Vida Eterna


El capítulo 11 de Juan relata el milagro de la resurrección de Lázaro y sus consecuencias.



Contexto

El capítulo 11 de Juan relata el milagro de la resurrección de Lázaro y sus consecuencias. La narración del milagro tiene un fin salvífico. Jesús hace el milagro para que la gente crea (v. 42). Todas las circunstancias son reales. Se especifica lugar, distancias, nombres, duración del episodio. Es decir, se está enfatizando la historicidad del hecho. Jesús pretende mostrar que ha venido para dar vida a los hombres.
El relato consta de cuatro partes: 1) El aviso de la enfermedad de Lázaro (1 - 16); 2) El diálogo con Marta 27); 3) El diálogo con María (28-37); 4) La resurrección (38-44). Aquí ocuparemos sólo de la segunda parte: el diálogo con Marta.

Notas aclaratorias

1. Cuatro días (v. 17): los funerales judíos se hacían el mismo día de la muerte. De ahí que Jesús haya llegado cuando ya habían transcurrido cuatro días.
2. Betania (V 18): Estaba aproximadamente a 3 km de Jerusalén. Allí vivían los hermanos Marta, María y Lázaro.
3. Muchos de los judíos habían venido (v 19): Era costumbre que gran cantidad de personas asistiera al funeral. Era una señal de cortesía y respeto. El duelo duraba una semana. Esto explica la presencia de la gente en el cuarto día.
4. Yo soy (v. 25): Estilo divino que demuestra la divinidad de Jesús y su conciencia de ello.
5. Cristo (v. 27): Titulo griego para Mesías. El Ungido de Dios. El prometido por los profetas. El que vendría al mundo a traer libertad y salvación.
6. Hijo de Dios (v. 27): Otro título mesiánico que enfatizaba la divinidad del Mesías.

Preguntas explicitarías

1. ¿Por qué Marta estaba segura de que si Jesús hubiera venido antes su hermano no habría muerto?
2. ¿A qué se refería Marta en el v. 22?
3. ¿Qué quiso decir Jesús en el v. 26?
4. ¿Qué significa creer?

Desarrollo y significado

Jesús es el Mesías, el Ungido de Dios, el que había de venir al mundo. Y su venida trajo un nuevo concepto de la vida y de la muerte. Para el creyente la muerte es ponerse en marcha al hogar. Es levantar campamento y ponerse en marcha hacia la vida. La muerte es trágica porque en lugar de acampar en este mundo nos hemos instalado definitivamente. Pero la muerte es para el cristiano emprender viaje hacia el punto final, que es vivir con Dios.

La muerte es partir de un mundo limitado a una existencia donde las preguntas encontrarán respuestas, donde no habrá lloro, ni sufrimiento, ni dolor. Para el creyente en Jesucristo la muerte no es el fin. Cuando llega la muerte no salimos de la vida, sino que entramos en ella. ¿Cómo podemos experimentar esta certeza de vida eterna que disipa todo temor? Creyendo en Jesucristo. Depositando nuestra fe en Jesús. Entregándole la vida a él para que él sea el dueño.

¿Qué ocurre cuando creemos en Jesús?

1. Tenemos una nueva perspectiva de la vida: Cuando somos conscientes de que hay un más allá, nuestra vida cambia. Nos liberamos de la superficialidad de la vida sin Cristo y de los temores de la muerte.
2. Tenemos una nueva perspectiva de la muerte: Cuando nuestra vida es de Cristo, el miedo a la muerte desaparece, porque el que cree en Cristo tiene vida eterna. La muerte no es separación sino unión con Cristo. Será la experiencia de plena comunión con él. La muerte es promoción. Tendremos un nuevo cuerpo (2 Corintios 5:1). Viviremos en la patria celestial donde nada nos ha de faltar.

Dialogo y reflexión

1. ¿Cuáles situaciones que nos tocan vivir diariamente nos hacen sentir que nuestra vida es frágil, que la muerte está cerca?
2. ¿Por qué lloramos y nos desesperamos ante la muerte?
3. Si la muerte llegara a nuestra vida, ¿qué pasaría con nosotros?
4. ¿Tiene seguridad de vida eterna?