Las Decisiones determinan el Destino

David Jeremiah

Con cuánta frecuencia en nuestras decisiones sentimos el impacto de nuestros parientes y familiares muy a menudo para bien, pero a veces no tanto.



Comencemos con la decisión de Orfa, quien, al encontrarse en el cruce entre regresar a Moab o seguir a Belén, se vio influenciada principalmente por sus lazos familiares. Su elección fue motivada por consideraciones familiares, un factor que a menudo influye en nuestras decisiones, ya sea para bien o para mal, cuando no estamos firmemente arraigados en las enseñanzas bíblicas.

Jesús enseñó a sus seguidores la importancia de clarificar su perspectiva respecto a sus familias al seguirlo. En la vida, a menudo nos vemos obligados a elegir entre lo que nuestras familias desean y lo que Dios requiere de nosotros.

Orfa dio un paso adelante al afirmar: "Tu Dios será mi Dios", abandonando así los ídolos de Moab.

Además, la decisión de Orfa también estuvo relacionada con su fe. Su historia, junto con la de Ruth, refleja una lucha espiritual: la elección entre los dioses terrenales y el Dios verdadero. Orfa dio un paso adelante al afirmar: "Tu Dios será mi Dios", abandonando así los ídolos de Moab y dirigiéndose hacia la adoración verdadera.

Las decisiones que determinan nuestro destino son siempre difíciles. No existe una elección sencilla cuando se trata del destino. Algunos de ustedes aún pueden estar contemplando la decisión de seguir a Jesucristo, una elección que implica dejar atrás su "Moab" personal. Sin embargo, esta decisión, aunque difícil, es crucial, ya que afectará dónde pasaremos la eternidad.