El Secreto al Descubierto

Cindy Trimm

Todo en el universo comienza y gira en torno a dos cosas: palabras y pensamientos. Estos dos elementos forman la sustancia creativa que moldea y da forma al destino de la humanidad.



Cada uno de nosotros se convierte en la persona que es, escoge la dirección que toma y logra todo lo que hace basándose en estos dos elementos primordiales. Nuestros pensamientos, intenciones, motivaciones y aspiraciones-ya sean consideradas secretamente en el corazón, declaradas abiertamente como deseos, o escritas formalmente como objetivos-moldean y dan forma a nuestro universo personal y lo convierten en algo que es, o bien grandioso y hermoso, o vil y repugnante.

Cualquier cosa que albergues en los rincones más recónditos de tus pensamientos, tarde o temprano se revelará en el área externa mediante tus palabras o actos. Cualquier cosa que esté oculta al final saldrá a la luz. Leemos en 1 Corintios 4:5 que Dios "sacará a la luz lo que está oculto en la oscuridad y pondrá al descubierto las intenciones de cada corazón". Al igual que una semilla durante un tiempo está oculta bajo tierra, finalmente atravesará la superficie y su verdadera esencia será revelada. Tal como ocurre en cada semilla, hay poder dador de vida que reside en cada palabra hablada.

Tal como ocurre en cada semilla, hay poder dador de vida que reside en cada palabra hablada.

Las obras del corazón humano son el misterio más profundo del universo. En un momento nos hacen perder la esperanza de nuestra especie, y al siguiente vemos en ellas el reflejo de la imagen divina.' -Charles W. Chesnutt


Este principio ilustra cómo funciona la ley espiritual de la incubación y la manifestación. Todo lo que uno ve en lo natural comenzó como una semilla espiritual, es decir, como un pensamiento. La esfera temporal tiene sus raíces en la espiritual. Agarrar esta profunda verdad espiritual te capacitará para establecer relaciones críticas que pueden transformar tu vida. Una vez que entiendas que la esfera espiritual es la "esfera causal", comenzarás a entender el inmenso poder de tus pensamientos, ideas, palabras y oraciones: cosas espirituales que organizan, moldean y forman el estado actual y futuro de tu existencia temporal.