Se me Movió el Piso

Muchas veces se nos mueve el piso porque no siempre hemos construido sobre la roca



¿Cuándo se nos mueve el piso? pues cuando hay un cambio en una relación significativa que tú y yo tenemos. Cuando hay desamor, también cuando una relación en nuestro núcleo principal se enfría, se distancia, se rompe, eso nos mueve el piso.

Muchas veces se nos mueve el piso porque no siempre hemos construido sobre la roca.

Todo nos parece firme hasta que viene la crisis. Todo parece firme hasta que viene la tormenta y el peso de la prueba en esta temporada es importante que tú reconozcas ¿será que en esto que se movió el piso había arena en mi vida?

¿Por qué esta parte fue muy dura? Porque hay áreas en mi vida donde tal vez yo pensaba que había mucha roca y me he encontrado con arena.

Es importante que en medio de cuanto sentimos que el piso se nos mueve nosotros podamos pensar ¿había calidad? ¿Qué tanta arena ahí estaba? Y si hay arena necesitamos preguntar ¿Señor, en qué momento entro la arena? y pedir perdón y no quedarnos ahí.

Reconocer que había una arena en esta relación, había una arena en mi fe. Mi expectativa estaba sobre arena y ahí empezar a hacer los cambios para construir sobre la roca.

¿Cómo poder estar sobre la roca? ¿Cómo recupero mi equilibrio? ¿Cómo recupero mi estabilidad?

El primer principio lo he llamado afirma tus pies.

Hay un principio que Dios me ha estado hablando en este tiempo y es que el problema no está en lo que se mueve sino en dónde estás pisando.
Es muy diferente si tú estás en el hueco donde se quebró el piso, pero lo importante es dónde están tus pies.
El enemigo nos genera alucinaciones. Cuando el piso se mueve el enemigo te dice: “te vas a quedar en el piso” y eso es una alucinación. Nos vamos a volver a levantar, todas las cosas van a volver a su lugar.

Dice el Salmo 42 “me sacó del foso de desesperación del lodo y del fango, puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba me estabilizó.” Nosotros esperamos caminar cuando hay estabilidad y es a medida que yo doy pasos de fe Dios me estabiliza.

Necesitas empezar a moverte poco a poco y en ese proceso Dios va a seguir afirmando tu sanidad.

Necesitas empezar a moverte poco a poco y en ese proceso Dios va a seguir afirmando tu sanidad.

El Salmo 70:13 dice “sé tú mi roca de seguridad donde siempre pueda esconderme, da la orden de salvarme porque tú eres mi roca y mi fortaleza.”

Alinea tus ojos

Si en el momento de crisis miro lo que no tengo, si miro lo que duele, me miro sólo a mí, va a ser más difícil.
Necesitas enfocarte en dos cosas. Primero mira a Dios y segundo mira hacia adelante. No mires lo que no tienes, lo que te falta.

Salmo 121 “levantó la vista hacia las montañas, mi ayuda viene del Señor…”


Limpia tus oídos
Para que estemos estables, no sólo son los pies, no sólo son los ojos, sino los oídos.
Los oídos son vitales en el tema del equilibrio. Aquí el punto es “ojo con la necedad”
Jeremías 5:21 “escucha gente necia y sin sentido común que tiene ojos que no ven y oídos que no oyen.”

A veces pensamos que estamos oyendo bien y resulta que no estamos oyendo tan bien. Entonces necesitamos decidir oír lo que Dios nos viene hablando, pero obedecer lo que Dios nos está hablando, por eso la biblia dice: “no sólo sean oidores sino hacedores de la palabra de Dios.”
Decido escuchar a Dios cueste lo que me cueste, porque mi fe viene por el oír.

No te dejes llevar por lo que sientes, no te aferres a lo que estás sintiendo, no te aferres a lo que está girando porque te caes.
Necesitas aferrarte a la promesa de Dios. Necesitas hacer tu play list de canciones para sostenerte en este tiempo. Si necesitas tener esa canción de esta temporada que te va a ayudar a decir: “eres mi roca de protección, no voy a temer aunque la tierra tiemble.”


418 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Natalia Nieto

Predicacion

Tus ojos sobre mí

Natalia Nieto
Predicacion

Se me Movió el Piso

Natalia Nieto
Predicacion

Celebra los pequeños comienzos

Natalia Nieto