Uniendo lo que está roto

La unidad es una nueva manera de ver a las personas que te rodean, la unidad es una manera de ver diferente, no desde arriba hacia abajo sino desde abajo hacia arriba.




La unidad quizá, considero, que es algo que teme el infierno más que cualquier otra cosa. Al leer los evangelios y al observar a esa panda de discípulos siempre debatiendo entre ellos acerca de cuál de ellos es el mayor en el reino de Dios o haciéndole a Jesús preguntas como ¿Jesús cuantas veces debemos perdonar a ese desgraciado hermano mío?

Es fácil ponernos sobre una plataforma de superioridad moral y juzgarlos como discípulos infantiles, pero déjame preguntarte algo ¿somos nosotros mejores que esos discípulos? porque somos capaces de ver a Jesús encarnado, que es Dios metiéndose dentro de piel y hueso la divinidad contenida en carne humana que es el acto de mayor humillación de todo el universo, y aún así seguir discutiendo entre nosotros quién es el mayor quién tiene razón.

La iglesia no es un modelo terrenal sino que es un modelo celestial. Jesús desea que seamos uno como el Padre y él son uno.


Lo que hizo Jesús fue escandaloso para la mente de los discípulos. Se puso de pie, se quitó su manto de rabino, se ciñó una toalla a la cintura y comenzó a lavar los pies de sus discípulos. Había tensión en el ambiente hasta que de repente Pedro dijo lo que todo el mundo estaba pensando. “Tu maestro, a mí lavarme los pies jamás.”

Jesús miró a Pedro y le dijo: “Pedro, si no te lavo los pies no vas a tener parte conmigo.” Lo que Jesús le estaba diciendo:”Pedro, si te lavo los pies estaré construyendo una plataforma sobre la cual crear una relación entre tú y yo.”

Jesús vio los pies sucios de Pedro pero entendió que esa suciedad no definía quién era él.

Si había un grupo difícil de unir en todo el planeta tierra fue esta banda de discípulos que Jesús eligió.
Había un zelote nacionalista judío con un publicano funcionario del imperio romano en el mismo equipo. Pescadores, letrados y fariseos doctos en el mismo movimiento. Mujeres y hombres aprendiendo juntos. Amos y esclavos llamándose hermanos.

Jesús no espero que la unidad surgiese, él provocó la unidad.

Jesús intenta enseñarnos algo que la iglesia todavía no ha aprendido, que la unidad no es una idea, no es un discurso, no es una filosofía, no es un papel escrito con acuerdos de obligaciones y responsabilidades. La unidad es una nueva manera de ver a las personas que te rodean, la unidad es una manera de ver diferente, no desde arriba hacia abajo sino desde abajo hacia arriba. No desde la superioridad a la inferioridad sino desde la humillación a la honra.

Veamos tres movimientos que se desprenden de este precioso relato.

Inclinarse frente al otro

Inclinar el corazón es un acto de humillación. Nuestro orgullo es el mayor enemigo de la unidad. El texto dice que “Jesús sabiendo que el padre le había dado todas las cosas en las manos y que había salido de Dios y a Dios iba, se ciñó una toalla de esclavo.”

El que sabe quién es puede humillarse.
Jesús sabía que era el rey del universo pero no tuvo el problema de hacer la labor del esclavo más sencillo de la casa.
Cuando sabes quién eres no tienes la necesidad de demostrar nada.
Me he dado cuenta de lo peligroso que es un cristiano que tiene autoridad en sus manos pero tiene inseguridad en el corazón porque cuando no sabes quién eres por dentro quieres andar demostrando por fuera.


Ver correctamente la suciedad del otro

Lo que Jesús le estaba diciendo a Pedro es “tus pies están sucios por el polvo del camino, por los errores de la vida cotidiana, pero tú eres una persona limpia.”
El polvo en los pies de Pedro no define su corazón.
Jesús vio los pies sucios de Pedro pero entendió que esa suciedad no definía quién era él.

Verter gracia

Cuando Jesús lavó los pies de sus discípulos no solo vertió sobre esos pies agua sino que vertió gracia
¿No te has dado cuenta de que Jesús lavó los pies que unas horas después iban a correr para abandonarlo?
Jesús lavó los pies de uno llamado Tomás que siempre estaba dudando de él, que siempre le estaba cuestionando ¿sabes lo que hace Jesús con los que dudan? ¿Sabes lo que hace Jesús con los que le cuestionan? Les lava los pies, vierte gracia.


280 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Itiel Arroyo

Predicacion

A través de la Tormenta

Itiel Arroyo
Predicacion

Uniendo lo que está roto

Itiel Arroyo
Predicacion

Avergonzados

Itiel Arroyo