A través de la Tormenta

En medio de una tormenta lo más estable y seguro no son esas barquitas reforzadas sino que es la palabra que sale de la boca de Jesús.



Estamos en un tiempo donde se está definiendo si lo nuestro es una mala religión o una buena religión. Cuando llega una noche oscura como la que estamos viviendo actualmente hay personas que se aferran fuertemente a una espiritualidad de medallita de oro.

El Evangelio nos enseña un camino, es el camino de la verdad que nos hace libres del miedo y lo que tenemos que aprender como iglesia en este tiempo no es aferrarnos a medallas de oro que nos den seguridad para pasar por esta terrible tormenta. Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta de que realmente deberíamos vivir sin miedo, no hay motivos para tener miedo y eso es lo que nos enseña el Evangelio, a vivir vidas sin miedo.

Mateo 14:22 “En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Y la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.”

Está tormenta está amenazando nuestra vida, nuestra economía, nuestra salud, nuestro futuro y decir ¿dónde está Jesús? pero si elevadas es tu mirada un poquito más alto, si pudiese salir de ahí verlo en perspectiva, te darías cuenta de que Jesús aún sigue en la colina y sigue orando por ti. La biblia dice que él está a la derecha del Padre intercediendo a nuestro favor.

Lo que nos enseña este episodio de los evangelios es que lo más inteligente es obedecer la voz de Jesús.

Imaginen a esos discípulos en la barca azotados por el viento el mar y desesperados gritando, agarrándose a ese barquito que parecía que era lo único que les mantenía a flote.
Pero si hay algo que demuestran las tormentas es que esas cosas que creemos que nos mantienen a flote, esas cosas que creemos que son las que nos salvan, son muy frágiles.

En las tormentas de la vida, como esta pandemia, es que la economía mundial es muy frágil, que la capacidad de los científicos es muy frágil, que las situaciones políticas son muy frágiles. Lo que demuestran las tormentas en la vida es que nuestra cuenta bancaria, todas nuestras estrategias, nuestro intelecto, es muy frágil.

Lo que nos enseña este episodio de los evangelios es que lo más inteligente es obedecer la voz de Jesús.
Pedro hizo algo loco. Pedro salió de esa barca y comenzó a caminar sobre el mar en obediencia a la voz de Jesús.
Pero ¿qué tal si Pedro no caminó sobre el mar? Porque seamos claros, el agua no puede sostener el peso de un ser humano, es naturalmente imposible. Yo me atrevería a decir que Pedro no caminó sobre el mar sino que Pedro caminó sobre la palabra que salió de la boca de Jesús


En medio de una tormenta lo más estable y seguro no son esas barquitas reforzadas sino que es la palabra que sale de la boca de Jesús. La palabra que sale de la boca de Jesús es lo único que nos puede mantener a flote. Es lo más sólido que existe en el universo porque Génesis 1 revela que todo el universo, las grandes galaxias y los pequeños insignificantes átomos son producto de la palabra que sale de la boca de Jesús.

Hundirte o no hundirte emocionalmente en medio de una tormenta como esta o en cualquier otra tormenta de tu vida es una cuestión de enfoque. Mientras Pedro mantuvo su enfoque en Jesús y en lo que Jesús estaba diciendo él se mantuvo a flote.


606 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Itiel Arroyo

Predicacion

A través de la Tormenta

Itiel Arroyo
Predicacion

Uniendo lo que está roto

Itiel Arroyo
Predicacion

Avergonzados

Itiel Arroyo