Amor del Bueno

El pastor Andrés nos lleva a través de las escrituras a creer que es posible en Cristo experimentar un matrimonio feliz.



¿Cómo poner a Jesús en el centro de nuestra relación?
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Es decir que, puedo perdonar, puedo ser un buen esposo, puedo abrazar, sacar adelante mi matrimonio, puedo amar a mi esposa porque todo lo puedo en Cristo.
También encontramos en el libro de Gálatas 2:20 “…ya no vivo yo sino que Cristo vive en mi.” Esto significa que en Cristo ya no vive el egoísta, el narcisista, el odioso, el celoso, el inseguro.

Pero en Cristo hay dos verdades que aparentemente son contradictorias. Pero realmente son dos verdades que se complementan. Con respecto a la salvación. Según Efesios 2:8 nosotros somos salvos por gracia por medio de la fe y no por obras. Pero Santiago 2:17 dice que la fe sin obras es muerta. Muéstrame tu fe sin obras y yo te mostraré mi fe por mis obras. También vemos el caso de Abraham que las obras hicieron que su fe fuera completa. Santiago 2:24 también dice que se nos declara justos a los ojos de Dios por qué hacemos y no solo por la fe.
Entonces ¿se contradice la biblia? Por supuesto que no, se complementa.

Nosotros somos salvos ciento por ciento por gracia, pero somos salvados para buenas obras.

Solo en Cristo y solo por gracias yo puedo salvar mi matrimonio, sin embargo muchos matrimonios de cristianos fracasan porque esperan que Dios lo haga todo.

Pero un matrimonio tiene que ser dirigido, guiado, alimentado. Nosotros necesitamos de la gracia de Dios, pero también tenemos que hacer nuestra parte. Ser intencionales en tomar decisiones que van a salvar nuestro matrimonio.

En Cristo a mí no me toca amar a mi esposa, yo quiero amarla.

También vemos en Isaías 53:4 dice que él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestras dolencias. Por sus heridas ya hemos sido sanados. Pero por otro lado Santiago 5:15 dice que la oración de fe sanara (futuro) al enfermo.

Entonces ¿Qué? ¿Soy sano? O ¿seré sano? Nosotros creemos que en la cruz Jesús ya llevó nuestras enfermedades y soportó nuestras dolencias pero también tenemos que confesar sanidad. Es la oración de fe que va a sanar al enfermo. Tenemos que visualizar o imaginarnos el milagro, poner nuestra fe en acción. Hacer lo que no podíamos hacer antes.

Es también en nuestro matrimonio donde debemos de visualizarnos a través de la fe. El tener buenas actitudes con nuestra esposa.

El perdón también debe de estar presente en el matrimonio ya que se trata de dos personas imperfectas. Orar en lugar de discutir. El discutir con la esposa el algo que jamás funcionará. Renunciar a las fortalezas mentales, renovar la mente.

La carta a los Efesios 5:8 dice que somos luz y que somos santos. Pero aunque en Cristo yo ya soy santo tengo que demostrarlo con mi manera de vivir. El secreto para vivir en santidad es en primer lugar, creer que ya soy santo, luego yo tengo que verme como Dios me ve y lo siguiente es confesar que yo soy santo. No soy un pecador y que por eso tengo que pecar. Yo soy un santo que a veces peco.

Jeremías 31:33 dice “…escribiré mis leyes en su mente y en su corazón.” Eso significa que bajo la gracia la ley de Dios no es algo que me toca hacer, sino es algo que quiero hacer. Por supuesto que esto también es aplicable al matrimonio. En Cristo a mí no me toca amar a mi esposa, yo quiero amarla.


164 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Andres Corson

Predicacion

Dios no nos un espíritu de división

Andres Corson
Predicacion

¡Nunca te soltaré de mi mano!

Andres Corson
Predicacion

¿Qué quieres, popularidad o prosperidad?

Andres Corson

Dejanos tu opinion